ScopeUnit

Procedimientos Habituales

Hombro

1) Inestabilidad
1.1 La cirugía
2) Lesiones del manguito rotador
2.1 La cirugía
3) Lesiones del tendón del bíceps/SLAP
3.1 La cirugía
4) Fracturas húmero proximal
4.1 La cirugía

Leer más
Codo

1) Epicondilitis/Epitrocleitis
1.1 La cirugía
2) Síndrome del Túnel Cubital
2.1 La cirugía

Leer más
Mano

1) Síndrome del Túnel Carpiano
1.1 La cirugía
2) Tenosinovitis de De Quervain
2.1 La cirugía
3) Dedo en Resorte
3.1 La cirugía

Leer más
Rodilla

1) Meniscos
1.1 La cirugía
2) Ligamento cruzado anterior
2.1 La cirugía

Leer más
Factores de crecimiento/PRP

Leer más

HOMBRO

 

1) Inestabilidad

La articulación del hombro permite una gran movilidad, por lo que el soporte dado por músculos y ligamentos es esencial.  Cuando se luxa el hombro, estas estructuras pueden lesionarse y en algunas ocasiones necesitar ser reparadas.

En pacientes que han tenido una luxación es de utilidad el estudio mediante resonancia magnética. Pueden verse lesiones tanto en la cabeza del húmero (lesión de Hill-Sachs) como en el labrum anterior identificables en la exploración.

Además del dolor, un importante problema de la primera luxación de hombro es que por las lesiones que produce puede conducir a nuevos episodios en el futuro, limitando las actividades de la vida diaria. Es lo que se llama luxación recidivante del hombro.

1.1) La cirugía

La técnica utilizada para esta patología varía según las necesidades de cada paciente. Habitualmente se utiliza un procedimiento quirúrgico mediante artroscopia, para lo que se utilizan de 3 a 5 pequeñas incisiones de 5-10 mm aproximadamente cada una.

Esto nos permite abordar la articulación del hombro y reparar las estructuras lesionadas (ligamentos y labrum) mediante el uso de implantes (anclajes) cargados con sutura.

En el caso de múltiples recidivas, con defectos en el hueso de la glena y/o húmero, pueden ser necesarias el uso de otras técnicas quirúrgicas, como la técnica de Latarjet, en la que realizamos la transferencia de injerto de hueso a la zona del defecto, devolviendo las condiciones necesarias para obtener un hombro estable.

La toma del injerto se realiza de una hueso adyacente a la articulación del hombro denominado coracoides, y es fijado mediante el uso de tornillos.

 

2) Lesiones del manguito rotador

El manguito rotador consiste en cuatro músculos y sus tendones que rodean la articulación del hombro, y se encargan de los movimiento del hombro y ayudan a otros más para los movimientos del brazo.

Estos pasan a través del espacio subacromial, que se encuentra por encima del hueso del brazo (húmero), entre éste y una prominencia ósea de la escápula llamada acromion, siendo vulnerables a rupturas por desgaste o por traumatismos en el hombro, que pueden ser de distintos tamaños y formas.

Su médico realizará un diagnóstico en función de sus síntomas y el examen físico, y para confirmar el hallazgo pueden realizarse pruebas de imagen como la resonancia magnética o ecografía.

2.1) La cirugía

Se realizará un procedimiento quirúrgico mediante artroscopia. Para lo que se utilizan 4-5 pequeñas incisiones de 5-10 mm aproximadamente cada una. Esto nos permite abordar la articulación del hombro y el espacio subacromial.

Con el equipo específico realizamos una limpieza de la bursa y el tejido inflamatorio, para luego realizar la sutura del tendón afecto mediante implantes específicos cargados con hilos para hacer la reparación.

En ocasiones se añade una ampliación del espacio mediante la regularización y aplanado de parte del acromion.

La reparación de la inserción de los tendones del manguito rotador con sutura artroscópica permite que la cicatrización de dicha inserción ocurra en el lugar anatómico correcto.

 

3) Lesiones del tendón del bíceps/SLAP

El tendón de la porción larga del bíceps (PLB) se origina dentro de la articulación del hombro y se puede encontrar lesionado en su origen (Lesión SLAP) o también presentar lesiones inflamatorias o degenerativas por dentro o por fuera de la articulación en su trayecto hacia el brazo.

SLAP es una lesión en la parte superior del Labrum Glenoideo y su nombre deriva de sus siglas en inglés (Superior Labrum Anterior to Posterior), es decir, que el labrum ha sufrido una rotura o se ha desgarrado de anterior hacia posterior por lo general debido a la tracción que ejerce el tendón de la porción larga del bíceps braquial sobre el labrum.

Dos mecanismos frecuentes de lesión del SLAP son una caída con el brazo extendido o por tracción del mismo, y otro es el resultado de trasmisión de fuerzas internas en el caso de deportistas o trabajadores que realizan movimientos de lanzamientos repetitivos.

El examen físico permite sospechar la presencia de esta lesión, y puede complementarse el estudio con imágenes como la Resonancia Magnética (RM) o la Artro RM, aunque el ‘gold standard’ es el examen artroscópico directo.

3.1) La cirugía

El tratamiento quirúrgico de las lesiones del tendón de la porción larga del bíceps es necesario si el tendón está muy lastimado. Se realiza una artroscopia que incluye cortar el tendón para liberarle la tensión y dejarlo libre (tenotomía) o fijarlo al húmero en un sitio en donde la tensión es menor (tenodesis).

Su cirujano individualizará la técnica a utilizar según las características y requerimientos funcionales de cada paciente.

La rotura del labrum en el SLAP debe ser reparado mediante una técnica artroscópica en la cual se vuelve a anclar el al borde de la cavidad glenoidea. Dicho procedimiento precisa el uso de implantes con sutura para realizar la reparación.

 

4) Fracturas húmero proximal

Las fracturas que afectan al húmero en la zona de la articulación del hombro se dividen en función del número de fragmentos que se hayan formado a consecuencia del traumatismo, o de la zona del húmero que se haya visto afectada.

Por tanto, a modo orientativo podemos decir que tendrás una fractura en dos, tres o cuatro partes. O bien que tendrás una fractura en la cabeza o cuello del húmero y / o en el troquiter, y / o en el troquín. El troquiter y el troquín son las zonas del húmero donde se insertan los tendones que permiten muchos movimientos del hombro.

El diagnóstico puede realizarse con radiografías. También puede ser muy útil realizar un Scanner (TC) para valorar el desplazamiento y tipo de fractura.

El tratamiento de las fracturas del hombro varía mucho en función del número de fragmentos que se han formado, y el grado de desplazamiento de estos.

4.1) La cirugía

Dependiendo del tipo de fractura, es necesario el uso de distintos implantes para su reducción y fijación. Requieren utilizar técnicas de cirugía abierta o mínimamente invasiva, y los más utilizados son las placas y los clavos endomedulares.

El cirujano elegirá el material y la técnica más apropiada. En ocasiones debido a la complejidad de la fractura y las características del paciente, puede ser necesario el uso de prótesis para el tratamiento de fracturas en el hombro.

CODO

 

1) El codo del tenista (epicondilitis lateral) 

Es una afección dolorosa que ocurre cuando los tendones del codo se sobrecargan, frecuentemente por movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo.

A pesar de su nombre, los atletas no son los únicos que desarrollan el codo del tenista. Las personas cuyo trabajo se caracteriza por movimientos que pueden conducir al codo del tenista incluyen a plomeros, pintores, carpinteros y carniceros.

El dolor del codo del tenista se manifiesta principalmente en el lugar donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a la protuberancia ósea en el exterior del codo, y también se puede propagar al antebrazo y la muñeca.

El descanso y los analgésicos frecuentemente ayudan a aliviar el dolor. Si los tratamientos convencionales no ayudan o si los síntomas son incapacitantes, el médico puede sugerirte la cirugía.

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para estirar y fortalecer gradualmente los músculos, en particular los músculos de los antebrazos.

Los ejercicios excéntricos, donde bajas tu muñeca muy lentamente luego de subirla, son particularmente útiles. Un dispositivo de inmovilización o un vendaje para el antebrazo podría reducir la tensión sobre el tejido lesionado.

Como opción de tratamiento antes de considerar la cirugía, tu cirujano podría sugerirte inyectar plasma rico en plaquetas, terapia bajo la cual mejoran el 66 % de nuestros pacientes.

1.1) La cirugía

Si los síntomas no mejoran después de un prolongado intento de tratamiento no quirúrgico, puedes ser candidato a una cirugía para extirpar el tejido dañado. Estos procedimientos pueden realizarse bajo abordaje artroscópico, abordajes percutáneos o cirugía abierta.

 

2) Síndrome del túnel cubital

Es una afección que ocurre con el aumento de presión al nervio cubital al nivel del codo. Cuando la presión en el nervio es muy fuerte interfiere con su función y aparecerán síntomas que comúnmente incluyen dolor en el codo, y adormecimiento u hormigueo usualmente en el dedo pequeño y anular.

Las actividades que conllevan flexión prolongada aplican presión sobre el nervio, estas actividades incluyen uso del teléfono o en la noche al dormir. Algunos pacientes notan pérdida de destreza y debilidad de las manos. En casos severos, los músculos de la mano se pueden atrofiar.

Los síntomas pueden ser aliviados sin necesidad de cirugía, especialmente si el estudio de conducción de nervios demuestra que la compresión es mínima.

Es importante evitar actividades y posiciones de la extremidad que causan los síntomas, como el apoyar el codo en superficies duras.

Ocasionalmente una férula de codo se puede usar para evitar la flexión del mismo. Mantener el codo en extensión durante la noche puede calmar los síntomas.

2.1) La cirugía 

Cuando los síntomas son severos y el paciente no ha respondido positivamente a los tratamientos conservadores, la cirugía puede ser necesaria para aliviar la compresión del nervio.

La cirugía se realiza mediante una pequeña incisión en la parte posterior medial del codo, a través de la cual, el cirujano podrá ver el nervio y liberarlo dividiendo el túnel por el que pasa. Esto reduce la compresión sobre el nervio cubital que le ha estado causando los síntomas.

MANO

 

1) Síndrome del túnel carpiano  

Es una condición que causa entumecimiento, hormigueo y otros síntomas en la mano y el brazo. El síndrome del túnel carpiano es causado por la compresión del nervio mediano en el túnel carpiano.

La anatomía de su muñeca, problemas de salud y posiblemente movimientos repetitivos de la mano pueden contribuir al síndrome del túnel carpiano.

El tratamiento apropiado generalmente alivia el hormigueo y el entumecimiento y restaura la función de la muñeca y la mano.

1.1) La cirugía

La cirugía es verdaderamente un procedimiento muy simple. Se hace una incisión dividiendo el ligamento que cruza por la parte superior del túnel, aumentando el espacio en el canal carpiano y permitiendo al nervio mediano funcionar mucho mejor.

Durante la liberación del túnel carpiano, el cirujano hace una incisión en la palma de la mano sobre el ligamento del túnel carpiano y corta el ligamento para descomprimir el nervio mediano.

La cirugía puede realizarse a través de una incisión del lado de la palma de la muñeca o a través de varias incisiones pequeñas.

 

2) La tenosinovitis de De Quervain 

Es una afección que afecta los tendones de la muñeca del lado del pulgar. Si tienes tenosinovitis de De Quervain, probablemente sientas dolor cerca de la base del pulgar, inflamación cerca de la base del pulgar, dificultad para mover el pulgar y la muñeca al hacer algo que implica pellizcar, sensación de "agujas y alfileres" , dolor al girar la muñeca, agarrar cualquier cosa o cerrar el puño.

Aunque no se conoce la causa exacta de la tenosinovitis de De Quervain, cualquier actividad que dependa de movimientos repetitivos de la mano o la muñeca, como trabajar en el jardín, jugar al golf, practicar deportes con raqueta o levantar a tu bebé, puede empeorarla.

Si la afección continúa demasiado tiempo sin recibir tratamiento, el dolor puede extenderse aun más en el pulgar e irradiarse al antebrazo.

El objetivo en el tratamiento es aliviar el dolor causado por la irritación e inflamación. Como tratamiento conservador pueden ser usadas ortesis para limitar el movimiento del pulgar y la muñeca, medicamentos antinflamatorios, restringir actividades que producen dolor, y por último inyecciones de cortisona pueden ser aplicadas alrededor del tendón para ayudar con la inflamación y el dolor.

2.1) La cirugía

Puede ser recomendada si los síntomas son severos o si no ha mejorado con tratamientos conservadores. El objetivo principal de la cirugía es abrir el compartimiento que guarda los dos tendones, dejándole más espacio a los tendones ya irritados y permitiéndoles su deslizamiento.

 

3) Dedo en gatillo o en resorte. 

También conocido como “tenosinovitis estenosante”, es una afección en la que uno de los dedos queda atascado en una posición de flexión. Por lo general, afecta el pulgar, el dedo mayor o el anular. El dedo puede estirarse con un chasquido, como un resorte que se tira y se libera.

El dedo en resorte se produce cuando la inflamación estrecha el espacio dentro de la vaina que rodea el tendón del dedo afectado.

Las personas cuyos trabajos o pasatiempos requieren acciones de agarre repetitivas tienen un mayor riesgo de desarrollar dedo en resorte. La afección es más frecuente en las mujeres y en las personas que tienen diabetes, y su tratamiento varía en función de su gravedad.

Opciones de tratamiento conservador son: Reposo, medicamentos antiinflamatorios o analgésicos, y también inyecciones de esteroides.

En algunos casos, la inyección mejora el problema, pero solo temporalmente, y en muchas ocasiones la aplicación de otra inyección puede ser necesaria. Si una o más inyecciones no mejoran su problema, debería considerarse la cirugía.

3.1) La cirugía

El objetivo de la cirugía es extender el espacio del túnel para que el tendón pueda deslizarse fácilmente. Este procedimiento se hace usualmente en un centro ambulatorio, lo que significa que no pasara la noche en un hospital.

Se le administrará una inyección de anestesia local para adormecer el área durante el procedimiento. La cirugía es realizada por una incisión bien pequeña en la palma de la mano.

Se corta la polea del tendón, dejando libre el tendón. La polea se formara nuevamente, pero esta vez más fina dejando mas espacio al tendón para moverse libremente

RODILLA

 

1) Meniscos

Los meniscos son estructuras en forma de semiluna que rellenan los espacios comprendidos entre las superficies articulares de la tibia y el fémur. Existe un menisco en la parte interna y otro en la parte externa de la rodilla. Son importantes para la estabilidad y la correcta función de la articulación de la rodilla, así como para protegerla del desgaste del cartílago.

Los meniscos pueden romperse por desgaste, siendo la lesión más frecuente, o por traumatismos en personas jóvenes. Puede manifestarse como bloqueos totales o parciales de la rodilla, o simplemente como un dolor en los movimientos e hinchazón de la rodilla.

1.1) La cirugía

La técnica consiste en tratar el menisco lesionado a través de pequeñas incisiones para introducir una óptica en su rodilla y un instrumental específico (artroscopia).

Individualizando cada caso, el cirujano indicará la técnica necesaria, pudiendo realizarse una exéresis y regularización de la porción rota (meniscectomía parcial) o sutura meniscal, según el caso. Normalmente trabajamos con dos o tres incisiones que notará usted en la zona anterior de su rodilla.

 

2) Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

El ligamento cruzado anterior es uno de los 4 ligamentos mayores de la rodilla, y es crucial para mantener su estabilidad. La lesión del ligamento cruzado anterior es una de las lesiones mas frecuentes de la rodilla y suele requerir de una cirugía para su reconstrucción, recuperando así la función normal de la articulación.

Además de proveer estabilidad a la rodilla, este ligamento protege a los meniscos y al cartílago de la rodilla, por ello es frecuente que las lesiones del LCA no tratadas conduzcan a las lesiones de estas estructuras lo que a su vez conducirá a un desarrollo acelerado artrosis de rodilla.

Se ha demostrado que la mejor forma de reconstruir el ligamento es reproduciendo su anatomía previa, ya que esto restituye mejor su correcta función.

Para esto el cirujano  utiliza diferentes tipos de injertos para la reconstrucción del ligamento, siendo en la gran mayoría de casos tendones isquiotibiales obtenidos del propio paciente.

2.1) La cirugía

El procedimiento se realiza por medio de una artroscopia de rodilla, mediante la cual a través de pequeñas incisiones en la piel se introduce un instrumental específico y una cámara conectada a un monitor de video en el quirófano.

El cirujano la utilizará para revisar los ligamentos y otros tejidos de la rodilla y realizar el procedimiento de reparación del ligamento. Si se va a usar su propio tejido para hacer el nuevo ligamento cruzado anterior, el cirujano hará otra incisión, a través de la cual extraerá este tejido.

El cirujano hará túneles en el hueso (fémur y tibia) para pasar el nuevo tejido y fijarlos en el mismo lugar del LCA lesionado, devolviendo así la estabilidad necesaria a la rodilla para su correcto funcionamiento.

PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP)

 

El tratamiento con PRP, ampliamente conocidos como “factores de crecimiento”, tiene como función disminuir la inflamación de los tejidos, y se estudia también sus propiedades de regeneración del tejido dañado.

El cirujano le explicará las utilidades y beneficios del tratamiento. Se utiliza con mayor frecuencia en patología de tendones y ligamentos y patología articular. Para su obtención es necesario sacar una muestra de sangre (igual que una analítica) y luego esta muestra pasa por un proceso de centrifugado.

Con este proceso se consigue separar todos los elementos de tu sangre, gracias a que cada uno tiene una densidad distinta. A continuación se extrae la porción de la muestra que es “rica” en células plaquetarias, que finalmente se utiliza para ser infiltrada en la zona de la lesión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies